Villa Allende| Vecinos de Sierras Chicas alertan sobre el peligro del avance minero en la Reserva

Crece la preocupación de los vecinos de Sierras Chicas por el avance de la actividad minera por sobre la reserva natural y recreativa de Villa Allende.

Vecinos y consejeros de ambiente de la localidad, denuncian que la minera “El Gran Ombú” compró aproximadamente 1100 hectáreas pertenecientes a la reserva.

La Reserva conecta Villa Allende y Cosquín a través del Pan de Azúcar.

Aquella Reserva Hídrica y Recreativa Natural de Villa Allende creada después de la inundación del 12 de marzo del 2000, está siendo vulnerada. 1100 hectáreas de las 7.200 hectáreas que posee serían explotadas con la mega minería para triturados graníticos y la producción de harina mineral para la remineralización del suelo de la región pampeana y extrapampeana dañado por el agronegocio que fumiga, contamina y mata. Más de 1100 hectáreas de cerros, arroyos, bosques nativos e historias presentes en morteros, aleros, trazas del camino real, la casona de Victoria Ocampo, las hornillas y pozos de agua de la antigua estancia jesuítica de San José de Chipión y memorias colectivas de las atrocidades cometidas en la última dictadura cívico-eclesiástico-militar, todo eso lo quieren dinamitar. Pretenden hacer de los cerros de esta porción de Sierras Chicas, verdaderos cráteres de destrucción.

Sabemos el trabajo que genera la minería y su importancia, pero también sabemos que darnos el lujo de detonar los importantes servicios ecosistémicos que el ambiente serrano nos brinda es negar que el bosque, el agua y los arroyos son parte de la vida, el negarlos es ponerlos en riesgo, es ponernos en riesgo. Si la Reserva Hídrica y Recreativa Natural fue creada es para algo que no es la minería. Defendamos la Reserva, porque ya existe como tal. Defendamos las cuencas y bosques serranos, porque su rol es vital.

Desde el Concejo Municipal de Ambiente de Villa Allende advierten sobre las consecuencias que tiene la minería a cielo abierto:
“Contaminación ambienta, la poca absorción de suelos, el desmonte, que se sequen las napas, las cuentas hídricas.”

Durante la mañana del jueves, la Municipalidad de Villa Allende compartió un comunicado público sobre el caso.