Ceres| El conflicto municipal por despidos se vuelve provincial y multisindical

El movimiento obrero santafesino representado en distintas centrales confederadas de la provincia expresaron su repudio por la situación generada en la ciudad de Ceres, donde 44 empleados municipales quedaron cesantes. Las distintas CGT que funcionan en territorio santafesino expresaron la solidaridad con los despedidos y reclamaron la urgente intervención del Ministerio de Trabajo.

«La intendenta municipal de Ceres, Alejandra Dopuoy, tomó como primera medida de Gobierno el despido de más de cuarenta trabajadores de ese Municipio y amplió en 16 la planta de personal político de esa ciudad», expresó la multisindical en un comunicado. Y recordó: «El Sindicato Municipal pidió la conformación de una mesa de diálogo para analizar cada uno de los casos, pero con las trabajadoras y los trabajadores en sus puestos de trabajo».

En este marco, y tras «la negativa de la intendenta municipal de asistir a las audiencias convocadas desde el Ministerio de Trabajo», se dispusieron medidas de fuerza y la realización de una movilización del gremio municipal, conjuntamente con otras organizaciones sindicales que protestan «frente a esta actitud intolerable en momentos que los sectores más vulnerables de nuestra sociedad transitan una crisis sin precedente, que no puede resolverse con la pérdida de puestos de trabajo», dice el comunicado.

Para las confederadas, «esto demuestra que, además de las emergencias sociales, de seguridad pública y económica; la emergencia laboral en la provincia de Santa Fe también debe considerarse para paliar la crisis que se impone a los sectores de la clase trabajadora con políticas neoliberales y anti obreras, como la aplicada por la Intendenta Alejandra Dopuoy».

Desde Festram

Tal como lo publicó oportunamente LaCapital, la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram) de Santa Fe denunció el despido de 44 empleados de planta permanente —de los cuales 27 son mujeres trabajadoras— y acusó a la intendenta por «no aceptar los mecanismos constitucionales de la conciliación por su tercera incomparecencia consecutiva a las citaciones efectuadas por el Ministerio de Trabajo».

La situación encendió la alarma de todos los sindicatos municipales de la provincia, cuyos dirigentes afirman que «nuevamente aparecen decisiones que deben ser erradicadas para que no se repita esta violación de derechos en otros municipios y comunas».

En este marco, la Festram consideró que los despidos producidos por la Intendencia de Ceres «son un desprecio al esfuerzo del gobierno nacional por superar la crisis y reducir la desocupación, condenando a los trabajadores al desempleo».

Para la Festram, «la decisión autoritaria, ilegal e inconstitucional de la jefa municipal, Alejandra Dopouy, tiene como origen la necesidad de financiar el aumento de la planta política de ese municipio, que incrementó en más del doble de la estructura existente y a la vez busca disciplinar a los trabajadores, sin medir las graves consecuencias».

Alerta y movilización

El 12 de enero, la Festram ratificó el estado de alerta y movilización ante la preocupación por despidos y la falta de pago salariales en algunas administraciones locales de Santa Fe. Así lo resolvió tras analizar la situación en el último plenario de secretarios generales, donde además dio luz verde a las entidades de base para la instrumentación de medidas de fuerza.

En esa ocasión, la institución gremial además denunció el accionar arbitrario de las municipalidades de Coronda, Ceres y Funes, que «están realizando despidos de personal de planta permanente, contratados y con locaciones de servicios —de varios años de antigüedad— en forma unilateral y haciendo revisiones sobre actos realizados por administraciones anteriores y dejando al personal afectado, fuera del ámbito de trabajo». Y expresó su solidaridad con los trabajadores y trabajadoras de San José del Rincón, Casilda, Coronda, San Javier y Carcarañá, entre otras, quienes «padecen la falta de cobro de sus salarios en tiempo y forma».

Multisectorial

El conflicto en la ciudad de Ceres tiende ahora a provincializarse y extenderse al todo el movimiento obrero organizado de la provincia, cuyos representantes sindicales respaldan el accionar de Festram y expresan su «solidaridad y acompañamiento a las trabajadoras y los trabajadores afectados, exigiendo la inmediata intervención del Ministerio de Trabajo para resolver este conflicto que de lo contrario irá tomando niveles imprevisibles, de graves consecuencias».

Así lo firmaron en su declaración conjunta las regionales de la Confederación General del Trabajo (CGT) de Santa Fe, San Lorenzo, Venado Tuerto, Rafaela, Reconquista y Esperanza; la Confederación de los trabajadores Argentinos de la provincia, el Movimiento Sindical Rosarino, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Villa Constitución, la Festram, la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé) provincial, y el consejo directivo de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).