Comienzan las pruebas de vías entre Bragado y Trenque Lauquen

Iniciarán entre esta semana y la próxima abarcando las ciudades de 9 de Julio, Casares y Pehuajó, con la intención de recuperar el servicio de pasajeros desde y hacia Capital Federal (Once) por el ramal Sarmiento hasta el interior bonaerense.

Tras una reunión del intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández, con representantes de Trenes Argentinos Operaciones, entre esta semana y la próxima se evaluará el estado de las vías del ferrocarril desde Bragado a esa ciudad.

El trayecto abarca las localidades de 9 de Julio, Carlos Casares y Pehuajó, con la intención de recuperar el servicio de pasajeros desde y hacia Capital Federal. “El tren sigue siendo un servicio con un valor enorme”, dijo el Intendente.

Según detalló, las evaluaciones se realizarán con un vehículo bivial. “Es una camioneta híbrida que también tiene las ruedas de un tren y se monta sobre las vías. La idea es recorrer el trayecto para chequear en qué estado se encuentra la traza”, detalló. A mediados de julio, luego de cuatro años, habían regresado las formaciones del ramal Sarmiento hacia Bragado, que había corrido hasta agosto del 2015, cuando una inundación derribó los puentes Tío Antonio y Mechita.

Con las estructuras reparadas, recientemente se restableció el servicio hasta esa localidad, desde donde se bifurcan dos ramales claves. Además, desde el 23 de este mes, los convoyes volvieron a detenerse en la estación Andrés Vaccarezza, partido de Alberti que se sumó a Luján, Mercedes, Suipacha, Chivilcoy, Mechita y la estación de Bragado.

Actualmente, los usuarios del servicio Once – Santa Rosa – Toay, todavía esperan su regreso a las localidades como 9 de Julio, Carlos Casares, Pehuajó, Trenque Lauquen y Pellegrini, que con el pedido de Fernández, crece la ilusión.

En tanto el ramal hacia General Pico, los vecinos aguardan por la vuelta de las formaciones a ciudades como Los Toldos, Lincoln, General Pinto y General Villegas, que según informaron a este diario desde el Ministerio de Transporte a Democracia, aun no hay ningún proyecto en cuanto a la reactivación.

Estos trayectos, hasta su interrupción, también fueron transitados por la ex empresa Ferrobaires que, a diferencia del nuevo “tren chino” -puesto en marcha hace cuatro años- tenía más paradas intermedias en los pueblos y parajes. “Los pasos a seguir” “En el encuentro contamos de la larga lucha de los vecinos por recuperar el tren.

A partir de ese anhelo, lo bajamos a tierra para analizar qué pasos se deben continuar para que se concrete”, agregó el jefe comunal que aclaró que no se hablaron de plazos para el regreso del servicio.

En este sentido, confirmó: “Fue una reunión preliminar luego de la reactivación del tren hasta Bragado. Nuestras ciudades crecieron al abrigo del tren y siguen siendo un servicio de un valor enorme porque es una forma de transporte económica”. En tanto, las autoridades de la empresa estatal argumentaron que, en principio, el estado de las vías no es el adecuado y que, como consecuencia, algunos sectores el tránsito sería demasiado lento.

Fernández remarcó la necesidad de trabajar en su regreso y remarcó que los usuarios son mayormente estudiantes y vecinos que viajan por tratamientos de salud y que el valor del boleto de colectivo dificulta el traslado.

Después de 4 años después de cuatro años, y desde el lunes 15 del mes pasado, el servicio de larga distancia que unía las estaciones Once y Chivilcoy ya está llegando hasta Bragado, sumando dos paradas intermedia en Mechita y Alberti.

Para restablecer el servicio, se reparó el puente ferroviario del kilómetro 191 y se construyó el nuevo puente La Clarita en el kilómetro 184. Cuenta con cinco paradas intermedias, en las ciudades de Luján, Mercedes, Suipacha, Chivilcoy y Mechita, recientemente incorporada.

Desde Once sale los lunes y viernes a las 18.41, llegando a Bragado a las 23.50. Desde el interior de la Provincia sale los lunes a la 1.40 y llega a Once a las 7; martes a las 5.20 y arriba a las 10.40.

El servicio posee una capacidad para 276 pasajeros, con amplios y cómodos asientos, ambiente climatizado, puertas automáticas y un coche adaptado para personas con movilidad reducida.