Culminan obras del Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia

El ingeniero Gustavo Farías, responsable primario de ciclotrón del Proyecto, quien explicó: “El año pasado hemos tenido el relanzamiento de la obra por una decisión del gobernador Insfrán de continuar con ella a pesar de no contar con el financiamiento del Gobierno Nacional”.

Se trata de “una obra muy significativa, muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, porque la ingeniería que conlleva es distinta a la que utilizan para trabajar los profesionales localmente. Eso implicó la asistencia de muchas personas y empresas de afuera, lo que debido a la pandemia se vio restringido”.

Ante esa situación, “la coordinación por parte de la UCAP y la empresas constructora con estas firmas que tienen que venir a desarrollar tareas en el Centro es un tema que obviamente ha ido dilatando los tiempos, no obstante, se sigue avanzando a pasos firmes”.

“Se ha seguido trabajando aún en la pandemia, se ha puesto el mejor ímpetu y énfasis en todas las tareas a realizar. Se continuó trabajando desde lo más básico y elemental hasta la ingeniería más acabada y detallista, que es la que se está llevando a cabo ahora en coordinación con la empresa que tiene que venir a instalar parte del equipamiento más crítico e importante”.

Seguidamente, explicó que el Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia está dividido en dos sectores: la radioterapia con los dos aceleradores lineales (teleterapia) más braquiterapia y lo que es Medicina Nuclear.

“En esta primera etapa, por una cuestión de recursos, justamente se los sectorizó y se va a finalizar lo que sería Radioterapia y la parte de Medicina Nuclear, donde está el ciclotrón, que es un acelerador de partículas para la producción de un radioisótopo, y la radio-farmacia”, precisó.

A su vez, el ingeniero Farías hizo notar que “la idea es transformarnos no sólo en un centro de referencia para Formosa, sino regional y después internacional por la confluencia que tenemos de países vecinos”.

Por su parte, el doctor Fernando Trachta, médico radioterapéutico, puntualizó que “el Centro está dividido en dos partes, Radioterapia y Medicina Nuclear. Cuando el paciente entra con una patología, se le hace el diagnóstico, se llega al mismo y a partir de ahí se decide el tratamiento”.

“En nuestro caso, por ejemplo, haríamos radioterapia, que es un tratamiento muy específico donde se utilizan radiaciones ionizantes con el fin de esterilizar las áreas afectadas, tratando de dar la menor cantidad de dosis a las áreas que rodean a la lesión”, describió el especialista.

Resaltó que “es fundamental comprender que con este Centro los tratamientos se van a poder hacer acá, evitando el traslado de los pacientes, con todo lo que conlleva el desarraigo y todo lo operativo también”.

Además, la calidad de los equipos que tendrá el Centro es de primera línea a nivel mundial, acentuó, ponderando a modo de ejemplo que “en aceleradores lineales no hay nada que esté por encima de la tecnología que adquirió Formosa”.

El otro componente que viene a cerrar este gran proyecto de la gestión Insfrán es el recurso humano, el cual fue capacitado integralmente para desempeñar esta función.

“Todo lo referente al manejo de radiaciones está absolutamente controlado por una entidad que se llama Autoridad Regulatoria Nuclear, no hay nadie que pueda hacer uso sin que tenga los permisos pertinentes, además de que los controles son exhaustivos”, certificó finalmente el doctor Trachta.