Econovo ofrece una solución para limpiar el sargazo de las playas del Caribe

La firma cordobesa Econovo, con su planta industrial en Oncativo y dedicada a la fabricación de máquinas e implementos para higiene urbana, diseñó ahora un sistema que permite limpiar grandes volúmenes de sargazo en poco tiempo.

El sargazo es un tipo de alga marina que invade fundamentalmente las playas del Caribe, especialmente en los últimos años, y que se ha vuelto una amenaza para el sector turístico. También han llegado grandes arribos de sargazo a la costa norte de Brasil.

El plan acaba de ser presentado en México, donde este tipo de algas suele cubrir las costas de Cancún y de la Rivera Maya, ocasionando problemas ambientales, económicos y sociales.

Según se indicó, se está buscando financiamiento para poder aplicarlo. También será ofrecido en República Dominicana y en otras islas del Caribe. “Nosotros vamos a barrerlo, sacarlo de la playa y darle una solución final con un sistema para poder enfardarlo”, aseguró desde México, Oscar Scorza, titular de Econovo.

Según explica, diseñaron un sistema para recolectar grandes cantidades de sargazo en poco tiempo y dejar las playas impecables. “En dos horas podríamos barrer 20 kilómetros de costa”, señala.

QUÉ ES EL SARGAZO Y CÓMO IMPACTA EN LAS PLAYAS

Todo empezó en el verano de 2011, cuando las proliferaciones masivas empezaron a acumularse en las playas de muchos destinos de mar de aguas cristalinas y arena blanca. México fue uno de los primeros países en reportarlo, pero este problema ambiental, letal para muchas especies y con efectos nocivos para la salud humana, afecta a casi toda la región del Caribe. El impacto sobre el turismo es notorio.

Se le denomina “sargazo” a la llegada a las costas del crecimiento descontrolado de las especies Sargassum fluitans y S. natans, macroalgas de color parduzco que viven en suspensión en los mares y que se desplazan arrastradas a lo largo del mar Atlántico por las corrientes oceánicas.

Cuando las macroalgas se descomponen en la orilla, consumen grandes cantidades de oxígeno, causando anoxia y emitiendo gases tóxicos como ácido sulfhídrico y metano, peligrosos para salud humana y responsables de la muerte masiva de muchas especies de fauna.

La mayoría de las macroalgas viven adheridas al fondo del mar, con sus raíces arraigadas a las profundidades, pero estas dos especies son pelágicas debido a que poseen vesículas de gas, explican los especialistas.

Mientras que la acumulación incontrolada de estas algas resulta tóxica en las regiones costeras, provocando la muerte masiva de muchas especies marinas, en altamar cumplen un papel muy importante en el equilibrio ecológico.

El Mar de los Sargazos, en el océano Atlántico septentrional, es un ecosistema único que sirve de alimentación y refugio para centenares de especies, algunas de ellas únicas de ese hábitat flotante. Además de servir como una plataforma para la protección y el sustento de la fauna marina, la plataforma de algas constituye el paso de migración de animales como anguilas, tortugas y ballenas.

Según apuntan las hipótesis más firmes, el cambio climático estaría detrás de la extensión y el crecimiento descontrolado de Sargassum hacia las costas. En ese marco, una firma cordobesa ve una oportunidad y propone ya una solución para ayudar a enfrentar el problema.