El Conicet y Santa Fe ponen a prueba innovador estabilizador de caminos rurales

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) inició una colaboración con ensayos en laboratorio de un estabilizador de caminos arcillosos para la provincia de Santa Fe y ese desarrollo ya está en inminente etapa de prueba en comunas rurales del distrito.

El trabajo conjunto con el gobierno santafesino permitió desarrollar un estabilizante iónico de bajo impacto ambiental y no contaminante, a partir de materias primas derivadas de productos naturales. El compuesto actúa selectivamente sobre algunos componentes del suelo natural para generar su impermeabilización, compactación y estabilización.

Según datos oficiales, la red vial de la Argentina tiene una extensión de 638.327 km, de los cuales 400.000 corresponden a caminos rurales. Es el 62 por ciento. Cumplen una función relevante en la vida y las actividades de miles de localidades y en el desarrollo de la producción nacional, pero son inestables: se degradan fácilmente con la lluvia o el tránsito.

Su mejora es clave porque son en muchos casos las únicas vías de comunicación tanto dentro como fuera del ámbito agrario. Además, cumplen una función social trascendente como sostenedores del arraigo y la organización de asentamientos humanos, facilitando el acceso a la educación, salud y crecimiento económico.

El proyecto del Conicet y la Dirección de Vialidad Provincial de Santa Fe se llama “Estabilización de caminos rurales”. Hace poco se realizó una reunión donde participó la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de Santa Fe. Allí se coordinaron acciones para pasar de la prueba de laboratorio a una técnica: el inoculante se probará en un tramo de 100 metros en una comuna rural de Santa Fe, donde Vialidad Provincial ya realizó ensayos exitosos junto a Julio Luna y Marcelo Murgía, integrantes del Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química, dependiente del Conicet y la Universidad Nacional del Litoral.

Una innovación con impacto económico y social

Las autoridades del Conicet involucradas en el proyecto señalaron que “la aplicación del producto en la fase piloto será clave para poder avanzar en el desarrollo a escala industrial, lo que definitivamente tendrá un impacto social importante para las zonas rurales donde los caminos arcillosos se deterioran en épocas de lluvias, provocando serias dificultades de transitabilidad tanto para pobladores como para los vehículos que transportan productos y materias primas de la industria láctea, agrícola y ganadera”.