EPRE sacó un plan de pagos para pagar la boleta de luz y hay críticas

Con la economía parada por la pandemia, el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) lanzó ayer un salvavidas a las pymes productivas: un plan de hasta seis cuotas para el que no pueda pagar, y así evitar los cortes de luz. Sin embargo, el beneficio resultó escaso para los destinatarios que salieron a cuestionarla. Los referentes de entidades que agrupan a pymes agroindustriales, agro, empresas en general e industriales elogiaron poco la iniciativa, y en cambio dijeron que se quedó corta ante la realidad que están viviendo sobre todo con el corte de la cadena de pagos que ha ahogado sus finanzas.

Algunos dijeron que directamente no podrán pagar las boletas de electricidad, ni siquiera en cuotas. De acuerdo a la Ley Provincial Nº 2039-A, que instruye a las distribuidoras Energía San Juan y Decsa a no cortar el suministro a determinados usuarios residenciales y a pequeños y medianos emprendimientos productivos afectados por la cuarentena obligatoria, ayer el EPRE especificó como es el mecanismo para el sector productivo. En primer lugar, las pymes pueden acogerse al beneficio, siempre que no perciban otro beneficio del Estado provincial. Y para evitar la suspensión del servicio deben suscribir un plan de pago, en el cual la cantidad de cuotas dependerá de cuánto ha reducido la pyme el consumo eléctrico (ver claves): si consumió un 70% menos en lo que va del año, comparado con igual lapso del año pasado, se accede al beneficio máximo que son 6 cuotas con un mes de gracia. En la otra punta, si el consumo eléctrico se redujo un 20%, se puede pagar la mitad de la boleta al vencimiento y el 50% restante, en el mes. En todos los casos se aplica un interés bajo, según la tasa Badlar.

Antonio Gimenez, presidente de la Cámara de Comercio Exterior, dijo que espera que sea el EPRE y no la distribuidora quien establezca si una pyme consumió 20 o 70 por ciento menos, pero además consideró que la medida «»está bastante lejos de los problemas actuales porque hay industrias que no pueden detener su funcionamiento, pero sí han frenado su nivel de producción». Consideró que medir el nivel de facilidades de pago por el consumo es «caprichoso, fuera de lugar e inocuo». Dino Minnozzi, titular de la Federación Económica, dijo que es importante que no se corte el suministro y que la perece bien que exista un plan de cuotas, pero indicó que las empresas han entrado en un camino «crítico de subsistencia» y que van a estudiar si van a poder afrontar esos pagos. Hugo Goranzky, al frente de la Unión Industrial, manifestó que frente a las dificultades que hay para poder pagar la boleta de la luz, la medida «nos parece bien, pero también se debería tener en cuenta la problemática fuera de la caída del consumo, como es el deterioro de la cadena de pagos». Auguró que las plantas fabriles hoy están abocadas a conseguir fondos para pagar sueldos, y que hay dificultad para hacer frente a las obligaciones porque la cadena de pagos está rota. Juan José Ramos, presidente de la Asociación de Viñateros Independientes; destacó que se hayan pesificado tarifas de generación, que no se actualice por inflación y que en la provincia se brinden facilidades de pago. Pero añadió que hay bodegas chicas que ya no pueden usar tecnología porque no pueden afrontar el pago de la electricidad. Eduardo Garcés, de la Federación de Viñateros, cuestionó que el parámetro para acceder a las cuotas sea el consumo, porque los productores tuvieron que seguir regando tras la cosecha de uvas y lo hicieron con la activación de pozos eléctricos debido a la sequía histórica de agua. «»Esta medida nos deja afuera y tenemos la cadena de pagos rota, con cheques rebotados como para empapelar un edificio», indicó. Hermes Rodríguez, titular de la Cámara de Comercio, sí elogio la medida, y dijo que «viene bien para los comercios pequeños como para los grandes que tienen facturas de 300 o 400 mil pesos».

Todos los emprendimientos productivos cuya actividad fue alcanzada por la cuarentena. Incluye pequeños comercios, clubes, bodegas, grandes empresas, industrias metalúrgicas, bodegas, vitivinicultura, agroindustria, fincas y mineras.

Seis cuotas, con un mes de gracia si la reducción del consumo respecto al 2019 es mayor al 70%. Seis cuotas para mermas del 40 al 70%, tres cuotas para mermas del 20 al 40%. Para consumos menores al 20%, se paga la mitad de la boleta al vencimiento y el 50% restante en el mes.

En caso de adeudar facturas, los beneficiarios deben enviar a la distribuidora un formulario, en carácter de Declaración Jurada. Las distribuidoras pondrán a disposición de los usuarios el formulario declaración jurada en la modalidad virtual (no presencial).

En caso de no poder completar el formulario por internet, el usuario podrá depositarlo en buzones habilitados a tal efecto por las distribuidoras. Una vez presentado el formulario, la deuda se incluye en las siguientes facturas, como un plan de pago.