Ferrourbano de Córdoba: ¿Cada vez más cerca de ser realidad?

Funcionarios de Medellín visitaron la ciudad de Córdoba, en el marco del Foro Internacional de «Smart Cities», y se reunieron con la próxima gestión. Estas conversaciones serían en el marco de la ejecución del proyecto del Ferrourbano, un plan que sería operado por una unidad ejecutora integrada por el Gobierno Provincial y la Municipalidad.

Los visitantes de Colombia recorrieron la ciudad y se sorprendieron con la estructura de la Estación Mitre.

«Me ha parecido una ciudad agradable. Hemos recorrido la ciudad universitaria. No es una ciudad con alta congestión de tráfico. Hemos estado con la futura secretaria de Modernización, Alejandra Torres, y hemos compartido nuestra experiencia», dijo Iván Upegui, gerente de Desarrollo del Metro de Medellín.

El sistema de esta ciudad cuenta con 76 estaciones y su funcionamiento se extiende por seis municipios.

«Es una empresa pública 100%. El 50% es propiedad del municipio y el otro 50% es de la gobernación de Antioquía. Empezó a operar en 1995 y ha venido creciendo a través de una red pública intermodal. Hay varios medios de transporte como cables aéreos, teleféricos, tranvías, entre otros», dijo.

El Metro de Medellín moviliza 1.200 millones de pasajeros por día y es «sostenible financieramente».

Una de las cuestiones que ha logrado el Metro de Medellín es integrar las zonas de la ciudad a través de diferentes medios de transporte que se adaptan a las condiciones del lugar. Una parte de la ciudad está instalada en la ladera de una montaña y, a partir del teleférico, la conectan con el centro.

«La tarifa está en el orden de los 70 centavos de dólar y esto permite la sostenibilidad del sistema. Tenemos convenios con prestadores privados y manejamos tarifas integradas. Además, contamos con tecnología como aplicaciones y sistema de cámaras», dijo.

Sin embargo, para Upegui la clave está en la «cultura Metro».

Al ser consultado sobre si las formaciones suelen ser atacadas cuando atraviesan sectores vulnerables, afirmó: «Cuando mirás la red pública, tenemos un área de influencia en sectores vulnerables a donde el nivel socioeconómico es bajo. La estrategia de acercarnos a ellos es muy sólida y potente: desde antes de su operación, hicimos un trabajo cercano con las comunidades estableciendo relaciones de confianza».