Imperdibles monumentos naturales en Santa Cruz y Tierra del Fuego

Tierra del Fuego y Santa Cruz, en el extremo sur del país, son importantes centros turísticos gracias a sus encantos naturales. A pesar de las grandes distancias, el turismo mantiene su flujo gracias a los vuelos comerciales de Aerolíneas Argentinas y Latam, que llegan a las ciudades de Río Gallegos, El Calafate, Río Grande y Ushuaia. Medios para llegar no faltan, como tampoco destinos para visitar.

Con base en El Calafate, dos actividades se destacan. La extrema visita al Canal y glaciar Upsala a puro remo. La otra es simplemente disfrutar de los picos azulados del glaciar Perito Moreno, ahora también en kayak. O la cena en cavernas de Patagonia Profunda.

En Puerto Deseado, la “Galápagos de la Patagonia”, la colonia de pingüinos penacho amarillo se lleva los aplausos, junto a su particular ría y la actividad del puerto.

Hechizada por el monte Fitz Roy, El Chaltén renueva cada día su belleza. Caminatas, sabores regionales, pero sobre todo estar allí respirando aire puro.

Los Antiguos, enmarcado por la meseta de su lago y el entorno de la cordillera, es otro imperdible.

Distintos museos (de los Pioneros; de Arte Eduardo Minnicelli, Regional Padre Jesús Molina) y la laguna Azul y el cabo Vírgenes, en el extremo más austral del continente argentino se destacan en la capital Río Gallegos.