La provincia pone al Agua en valor de gestión

El Gobierno de la Provincia mantiene una política de Estado que contempla a cada región para que pampeanas y pampeanos tenga en sus hogares agua de calidad.

Los procesos para la obtención de agua potable varían a lo largo del territorio. Por un lado, existe una amplia cantidad de habitantes que se benefician con el agua que aporta el Acueducto del Río Colorado, mientras que en otras ciudades y localidades se extrae de perforaciones. En ambos casos se le realizan tratamientos específicos y se la potabiliza para llegar a los hogares a través de los sistemas de redes de agua corriente, previo almacenamiento en cisternas para su distribución. Los pueblos abastecidos por los acueductos administrados por Aguas del Colorado SAPEM, también poseen pozos para refuerzos. Es decir, el agua que llega a las localidades por el Acueducto Río Colorado, o las que tienen otros acueductos deben en todos los casos complementarlas con aguas de perforaciones, ninguno de los acueductos presentes en el territorio pampeano realiza el abastecimiento del 100% del suministro que llega a los hogares.

Además del Acueducto Río Colorado, existen en la provincia los acueductos de Puelén, Chacharramendi, La Reforma, Puelches y el de Casa de Piedra-Puelches. En el caso de 25 de Mayo el agua se toma del río al igual que en Casa de Piedra. Todas las localidades a las que llegan aguas de acueductos, cuentan con un abastecimiento dual, con agua subterránea de perforaciones que complementan la cantidad y suministro. En General Pico están en ejecución los acueductos Norte y Aeropuerto, con llegada a la planta donde se ubica una cisterna de 5 millones y otra de 2 millones, para luego reforzarse con el Acueducto Río Colorado.

En el caso puntual del agua potable que traslada el Acueducto Río Colorado y llega a través de un sistema de redes a muchos de los hogares pampeanos, el proceso se inicia en la localidad de Pichi Mahuida, lugar donde está la toma que capta el agua y nutre a 19 localidades. La planta de Pichi Mahuida es la encargada de tratar el agua del río Colorado y transformarla en agua apta para el consumo humano mediante un proceso de potabilización que consta de cuatro etapas principales que son decantación, filtración, ablandamiento y cloración.

En Pichi Mahuida, se ubica lo que podríamos denominar “fábrica de agua”, es allí donde varios sectores edilicios han sido diseñados exclusivamente para que todo el proceso de lugar a agua de calidad apta para el consumo humano.

El circuito de los procedimientos inicia con el ingreso del agua del río por la toma, atraviesa procesos de filtrados, cloración y nivelación de PH para ser analizada en el laboratorio. Una vez comprobado que cumple con los requisitos para consumo humano, es enviada por el acueducto unos 353 kilómetros hacia la ciudad de Santa Rosa, iniciando su trayecto por gravedad para luego atravesar varias estaciones de bombeo que dan curso a sus destinos finales.

En el trayecto de Pichi Mahuida a la ciudad capital, el agua potabilizada es entregada a cada una de las 19 localidades que están a su paso, donde una vez ingresada a cada pueblo, esta es analizada por las comunas o entes prestadores de servicios. Ellos evalúan sus valores y proceden a los ajustes pertinentes para ofrecerla a las redes propias de cada localidad en condiciones óptimas.

El Acueducto Río Colorado tiene un proceso mecánico y tecnológico de alta complejidad, que como todo sistema de estas características necesita mantenimiento y reparaciones porque sus componentes sufren desgastes lógicos por el intenso uso. La gran inversión de recursos motiva la necesidad que hagamos un uso racional del agua, sin cometer excesos ni derroches que provoquen pérdidas inútiles del recurso.

En la Provincia se encuentran activos dos organismos dedicados al agua para consumo humano que complementan sus funciones, Aguas del Colorado SAPEM, que tiene bajo su operación el Acueducto Río Colorado, y la Administración Provincial de Agua, dependiente del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, cuya responsabilidad es la de asistir a todas las localidades con sus servicios, infraestructuras y control de los sistemas de saneamientos.

Las localidades que no son abastecidas por el Acueducto Río Colorado, se alimentan de aguas subterráneas, que son y serán de vital importancia en la provincia de La Pampa, ya que la casi totalidad de los servicios se surten con agua proveniente de este origen, como única fuente o fuente complementaria. Para disponer de este recurso la APA realiza perforaciones, existiendo en la actualidad más de 700 conectadas a los servicios de agua potable, además de tener un elevado protagonismo en todos los sistemas de acueductos, reservas, tratamientos de potabilización y distribución por redes.

La Administración Provincial del Agua ejecuta proyectos, obras de infraestructura sanitaria y servicios de asistencia fundamentales en todas las localidades, coordina y realiza las tareas de control y supervisión de servicios de agua potable y saneamiento, desarrolla estudios de acuíferos en explotación y potencialmente explotables, mediciones de variables hidrológicas, tareas de exploración y alumbramiento de aguas subterráneas de la provincia. También, posee un laboratorio que tiene como responsabilidad el control y seguimiento de los Servicios de Agua Potable y de Plantas de Tratamiento de Líquidos Cloacales de toda la Provincia, con capacidad operativa ejecutada por un equipo de profesionales y técnicos, que cuentan con una amplia experiencia en aguas. En el laboratorio se realizan análisis en aguas de consumos y otras procedentes de perforaciones, reservorios, agua de redes, molinos y lagunas entre otros. Durante 2023 cumplió con el objetivo de realizar al menos cuatro monitoreos bacteriológicos y dos físicoquímicos en 84 localidades pampeanas que se abastecen con perforaciones o acueductos.