La reactivación de la obra pública generaría 3000 puestos de trabajo

El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) delegación Formosa, Edgardo Hoyos, valoró la firma de convenios para un importante paquete de obras públicas, que suscribieron la Nación y la Provincia el pasado 28 de mayo, en oportunidad de la visita del presidente Alberto Fernández a Formosa. Se trata de una inversión total de $10.127 millones.

“Estamos muy ilusionados con la firma de los convenios para un paquete de obras para la provincia que pueden generar muchísimos puestos de trabajo, y recuperar los que se perdieron en los últimos tres meses por la pandemia”, manifestó el titular de la Cámara y estimó que con la reactivación de la obra pública se generarían entre 2000 y 3000 puestos de trabajo.

En este contexto, consideró “muy importante y auspicioso la posibilidad de contar nuevamente con obras públicas porque significan un futuro de trabajo, de producción, de volver a crecer”.

Al mismo tiempo, destacó el impacto de los anuncios ya que no solamente beneficiarán a las empresas constructoras, sino también “a los municipios, a las cooperativas, las organizaciones sociales, debido a que gran parte del paquete de obras se canalizarán a través de ellos”.

Citó puntualmente al programa Argentina Hace, que destinará $ 500 millones a obras para municipios, lo que permitirá movilizar mano de obra en distintos puntos del territorio provincial.

El ingeniero Hoyos consideró que de ejecutarse el paquete de obras anunciadas, “permitirá generar entre 2000 y 3000 puestos de trabajo”, explicando en este punto que si bien la actividad en forma directa va dirigida al obrero de la construcción, indirectamente también impacta en otras actividades económicas como la alimentación, la vestimenta y la salud al movilizar la economía en todos los aspectos.

El titular de CAMARCO delegación Formosa describió al actual escenario de la actividad de la construcción en el contexto de pandemia como “los seis meses más terribles después de 2001” pero aclaró que había una situación de arrastre de dos años y medio por lo menos, en que la actividad venía en caída.

“Lo más grave cuando se cierran las empresas es el impacto negativo en los puestos de trabajo”, afirmó Edgardo Hoyos.

La obra privada fue una de las primeras actividades en ser exceptuadas del aislamiento en la provincia, a lo que el ingeniero Hoyos, consideró positivo.

En el rubro viviendas, según estimaciones a nivel nacional con el Plan Argentina Construye se proyecta la construcción de 5500 viviendas, mientras que se generarían 750 mil puestos de trabajo en todo el país. Ante estas proyecciones, Hoyos volvió a reiterar que “es un plan muy bueno y auspicioso, que ojalá se pueda concretar”.

“Las obras de viviendas son las que más mano de obra ocupan, por lo general entre tres y cinco personas por vivienda”, precisó Hoyos y recordó que el rubro de la construcción tuvo que afrontar cuatro años muy difíciles, en alusión al período 2015-2019 del expresidente Mauricio Macri.

Por último, aseguró que “hay esperanzas y un futuro que promete” en la Argentina, a pesar de la situación de emergencia sanitaria y económica.