Litio| El oro blanco que atrae inversiones

Argentina tiene una ubicación geográfica privilegiada, y una extensión que le permite tener recursos naturales de todo tipo. No sólo cuenta con suelos capaces de producir alimentos para 400 millones de personas, sino que también contienen sales y minerales que hay en pocos lugares del planeta. Entre ellos se encuentra el litio, un elemento que tiene una demanda creciente a partir del desarrollo de la industria de la electrónica que lo necesita en todo tipo de dispositivos, desde teléfonos móviles hasta autos eléctricos.

En 1817 el químico sueco Johan AugustArfwedson descubrió el elemento conocido como litio (del griego piedra), un metal alcalino con ciertas propiedades naturales: presenta densidades muy bajas y es buen conductor del calor y la electricidad; reacciona de inmediato con el agua, el oxígeno y otras sustancias químicas, y nunca se lo encuentra como elementos libres (no combinados) en la naturaleza.

Según la Secretaría de Minería, Argentina es el cuarto productor mundial del recurso, luego de Australia, Chile y China. El triángulo del litio compuesto por Argentina, Bolivia y Chile cuenta con cerca del 65% de los recursos mundiales de litio. El desarrollo de este sector en Argentina está impulsado por 17 empresas de siete países que llevan adelante 23 proyectos de explotación de litio. Hay dos que ya están en marcha y otros cuatro en la fase de estudios de factibilidad. En 2021 Argentina exportó carbonato de litio por U$S 184 millones, y desde el Ministerio de Desarrollo Productivo proyectan para el 2030 exportaciones que pueden rondar entre los U$S 2.000 millones y U$S 3.500 millones.

Inversiones en altura

Según datos oficiales, los proyectos relacionados a la extracción de litio en Jujuy, Salta y Catamarca ya alcanzaron un CAPEX (gastos de capital) por US$ 7.334 millones. “El proceso comienza con un estudio geológico del potencial del lugar. Son zonas que están en medio de la cordillera, a mucha altura y con un clima muy riguroso”, señala Ricardo Roldán, gerente comercial de Grúas San Blas, “Una vez que se determina la factibilidad, llegan nuestros equipos que intervienen en las tareas de movimiento de suelo y manipulación de cargas para la construcción del campamento donde van a vivir las 250, 300 personas que van a trabajar. Hay una logística muy grande, porque hay que llevar todo: energía, alimentos, agua, etc”.

Luego se procede a preparar las instalaciones donde se procesa el litio, ya que es un mineral que se extrae a partir de salares. Se utilizan piletones donde se somete la salmuera a distintas etapas de evaporación, en las que se agrega cal para precipitar sales de sodio, potasio y magnesio, entre otras, hasta que se alcanza el contenido de litio. El procesamiento de compuestos de litio continúa en plantas industriales, con un proceso químico en el que se utilizan reactivos para extraer nuevos residuos y alcanzar la pureza deseada.

Instalamos en Jujuy una sucursal con servicio técnico para atender toda la maquinaria involucrada en estos yacimientos. Está formada por un grupo de gente que ya ha trabajado en minería y tiene mucha experiencia en el terreno”, agrega Roldán y enumera los equipos que provee Grúas San Blas a los productores de litio y sus prestadores: manipuladores telescópicos, grúas, equipos de movimiento de suelo Sany, excavadoras y palas cargadoras. También se brindan equipos de apoyo, que son más chicos y trabajan en tareas dentro de las plantas.

Lo más difícil de trabajar en la cordillera es la altura, por la falta de oxígeno. Tenemos un proyecto a 4200 mts sobre nivel del mar. Tuvimos que hacer alguna modificación en los equipos para que trabajen allí, porque normalmente pierden un 20% de su potencia. También se utilizan aditivos para evitar que el combustible se congele, y un aceite de mejor calidad para que ayude a los equipos en el arranque en frío”, continúa Roldán. Otra dificultad que deben enfrentar los equipos que trabajan en la extracción de litio es la corrosión que provoca la sal, lo que implica tener un especial cuidado con los componentes eléctricos y electrónicos.

Estar tan cerca de estas actividades nos permite brindar servicio de postventa y de mantenimiento muy rápido. Son clientes muy exigentes y valoran tanto la calidad de nuestros equipos, como la disponibilidad de repuestos que tiene Grúas San Blas”, subraya Roldán.

Respecto al potencial del sector, éste pareciera no tener techo, ya que se calcula que cada minera tiene de 20 a 30 años de trabajo. A la vez que avanzan los estudios de factibilidad para los proyectos en marcha, surgen nuevas posibilidades, como una planta de producción de baterías de litio en Jujuy que permitiría agregar valor en origen. “Desde Grúas San Blas seguiremos apostando al acompañamiento de este sector, que necesita muchos equipos, con una alta exigencia en cuanto a calidad y mantenimiento”, cierra el directivo, “el litio no sólo es cada vez más demandado en el mundo, sino que también se abre su universo de aplicaciones”.

Acerca de Grúas San Blas S.A.

Grúas San Blas es una empresa de capital nacional con más de 44 años de actividad, cuyo objetivo es brindar la mejor calidad de equipamientos y de servicios.

Es líder local en venta de maquinaria para los prestadores de servicios y clientes vinculados a la Construcción, Industria, Agroindustria, Minería, Petróleo, Municipios y Puertos. Posee una amplia gama de Servicios: post venta, con profesionales capacitados constantemente en el exterior, repuestos originales con amplio stock permanente, y alquiler de equipos con más de 750 unidades en su flota.

Actualmente emplea 500 personas y cuenta con amplia cobertura nacional: está presente con sede propia en 10 provincias, y con atención en zonas de influencia a través de una red de representantes en otras 8 provincias. A ello se suma, desde 2013, la sucursal ubicada en Montevideo, Uruguay.
Es Representante Oficial en la Argentina de 12 marcas internacionales, entre las principales: SANY, Bobcat, Manitou y Doosan. Para mayor información favor visitar:www.gsb.com.ar