Municipios aplican sus propios protocolos para albergar a transportistas

Los libreños pueden alojarse en alguno de los hoteles contemplados en un acuerdo con el Municipio, que precisamente absorbe el 50% del costo. En Santo Tomé  deben permanecer en cuarentena junto con la familia. Y en Santa Lucía, tienen que quedarse en una habitación aislada.

Por la emergencia sanitaria que generó el covid-19, cada uno de los Municipios del interior fueron adoptando medidas destinadas a tratar de prevenir el contagio. Varios de ellos tienen como particularidad que por sus jurisdicciones circulan un número considerable de camiones que son conducidos tanto por pobladores como por foráneos.  Y considerando que recorren lugares donde existen casos positivos, en Libres, Santo Tomé y Santa Lucía elaboraron sus propios protocolos para que los conductores puedan descansar después de cada viaje.

Ante la confirmación de un caso positivo de coronavirus en Uruguayana, en la noche del último lunes, el intendente libreño Martín Ascúa  informó que emitió la resolución Nº 075/20. Por medio de esa norma prohibió el  ingreso a la comuna a “todas las personas que estuvieron en el extranjero y específicamente en la vecina población brasileña, independientemente del rubro profesión o actividad que desempeñe, tenga o no domicilio o residencia habitual en Libres”.

La nueva disposición generó la reacción de algunos sectores de la población, en especial, de quienes trabajan en empresas de transporte o son familiares de ellos. En ese sentido, a través de distintos medios, entre ellos Noticias Digitales, un grupo denominado “Camioneros Unidos de Paso de los Libres” difundieron una carta en la que pidieron al Jefe comunal que revea la resolución Nº 075/20 por considerar que era discriminatoria y que le generaría un perjuicio económico.

Sobre el primer argumento, plantearon que “el personal que cumple tareas en el puente internacional y el Cotecar y que a menudo tiene contacto con muchas personas que vienen del país vecino sí pueden ingresar a la ciudad y volver a sus respectivos hogares. En cambio, nosotros no”. Y con respecto al segundo fundamento que esgrimieron en la nota, expresaron que  consideran que no deberían pagar un canon para alojarse en un hotel cuando a una escasa distancia están sus viviendas.

En respuesta a la controversia que se generó especialmente en las redes sociales Ascúa difundió un comunicado. “Estimados libreños y libreñas, entiendo totalmente la razón de su planteo. Créanme que no fue una decisión fácil de tomar. Es mi deber y obligación cuidar de la salud de todos los libreños, incluidas las personas que también trabajan yendo y viniendo a Brasil, al interior de la Argentina y que inclusive han estado en la ciudad de Uruguayana”, manifestó en el primer párrafo.

Tras lo cual destacó que “la medida que debimos tomar es para resguardar la salud de la enorme mayoría de los libreños, sobre todo luego que se detectó que en la vecina ciudad existiría circulación comunitaria del coronavirus”. Y en este sentido, insistió en que la restrucción “no va dirigida a una actividad en particular sino a todos los que estuvieron en Uruguayana y busca proteger a ellos, a sus hijos, a sus familias, a su barrio y a todos los libreños y libreñas”.