Rafaela| El acueducto llega a la zona urbana

El hecho histórico había sido adelantado por CASTELLANOS hace ya un par de semanas: luego de más de 20 años de espera, finalmente el tendido principal del acueducto Desvío Arijón-Rafaela llegará a la zona urbana de nuestra ciudad. Al anticipar periodísticamente este hecho tan significativo y luego de muchos años de espera, CASTELLANOS se había referido al Decreto Municipal de mediados de octubre que autorizó a la empresa contratista a trabajar dentro del ejido urbano de Rafaela. Sin embargo, todavía falta mucho para que la obra esté terminada: se estima que recién en 2022 los rafaelinos podrán contar con el servicio reforzado a través del aporte que llegue desde el río Coronda.
Hasta ahora, la obra -que se ejecuta en cinco tramos diferentes, a cargo de tres grupos de empresas contratistas y a lo largo de más de 120 kms. de tendido- había avanzado, en su tramo correspondiente a Rafaela, desde el distrito Angélica, siguiendo la traza de la RN 34 a través de excavaciones efectuadas en un camino paralelo a la 34 ubicado un kilómetro hacia el oeste. Ese recorrido, hasta un km. al Norte de la RP 67 (que une Susana con Villa San José), deriva luego por otro camino vecinal hacia el norte de Susana, hasta el camino que une Rafaela con Susana, en lo que en la ciudad conocemos como la prolongación de Bv. Yrigoyen.
Este lunes 16 de noviembre comenzará la ejecución del Acueducto “Desvío Arijón” en la zona urbana de Rafaela. Esta mega obra es un reclamo de larga data para tener agua en cantidad y calidad en todos los hogares de Rafaela.
Lo que ocurrirá ahora es que el tendido de caños, de 400 mm. de diámetro en esta etapa, que viene avanzando por la prolongación de Yrigoyen, entrará a la ciudad desde el sur. Actualmente, está cortado el tránsito por esa arteria, ya que las máquinas llegaron hasta el ripio del barrio El Bosque.
Según informó ahora oficialmente la Municipalidad de Rafaela, la cañería troncal del Acueducto ingresará sobre bulevar Hipólito Yrigoyen hacia el norte, hasta la intersección con calle Intendente Muriel. En dicha intersección, la tubería se dirigirá hacia el este, sobre la calzada de ripio, hasta la intersección con calle Sargento Cabral.
Una vez que llegue a este lugar, la cañería doblará nuevamente en sentido norte por la vereda del Bosquecito Besaccia, hasta el ingreso al predio de Aguas Santafesinas donde se ubica la cisterna.
“Con la llegada de esta obra de infraestructura para la ciudad, se abre una de las barreras al crecimiento que permiten proyectar la Rafaela de los 150 años. Se trata de un momento histórico para el cual muchas voces se hicieron oír durante más de 10 años de reclamos liderados por el Estado local y respaldado por un gran número de instituciones. También es un momento histórico porque en medio de un contexto complejo a raíz de la pandemia, en Rafaela se encuentran en marcha obras estratégicas que permitirán mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad, como el Gasoducto y la Autopista de la Ruta Nacional Nº 34”, destacó en su comunicación la Oficina de Prensa del Municipio.

Inconvenientes y plazos

De acuerdo a lo que pudo saberse, la obra todavía tendrá para un año más de desarrollo, ya que el tendido de cañerías es sólo una parte dentro de la enorme complejidad que reviste el proyecto. Se trata de terminar también la ejecución de plantas impulsoras, estaciones de bombeo, cisternas para cada una de las localidades -8 en esta etapa- que serán beneficiadas, y en algunos casos, también la vinculación con las plantas potabilizadoras. Todo esto demandaría más de un año aún antes de que todo esté finalizado, puesto a punto y listo para ser utilizado.
En tanto, en la ciudad se produjeron en los últimos días varios problemas con la presión y son reiteradas las quejas, sobre todos de vecinos ubicados en la zona oeste, que perciben que la presión no es suficiente para que el líquido llegue hasta los tanques de almacenamiento en los techos de las viviendas.
Estos problemas, si bien se fueron minimizando en los últimos años con la incorporación de la planta de ósmosis inversa en la zona norte y el refuerzo de la que está ubicada en la planta potabilizadora de Bv. Yrigoyen, reaparecieron debido a inconvenientes producidos en el funcionamiento del acueducto Esperanza-Rafaela y también en la red local de distribución.