Rosario| El reclamo de pase a planta permanente del municipio volvió a ganar la calle

Un grupo de trabajadores municipales desafió ayer la lluvia para llevar adelante una movilización en reclamo de la incorporación a planta permanente y rechazar la denuncia que realizó la Secretaría de Género, que aseguró que profesionales del Teléfono Verde impidieron el normal funcionamiento del servicio de atención para casos de violencia de género.

El secretario general de la delegación Rosario de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Juan Pablo Pozzi, aseguró que la protesta se organizó ante la falta de respuesta a los «incontables reclamos» que lleva adelante el gremio ante la irregular situación de 450 trabajadores contratados que cumplen tareas en el municipio.

«Venimos reclamando desde la gestión anterior, que es la que precarizó a todos estos trabajadores, algunos tienen más de diez años trabajando en la Dirección de Juventudes, pero la situación se da en todos los ámbitos de la Municipalidad: en Salud, en los museos, en el Tríptico de la Infancia, en Economía Solidaria y en el Teléfono Verde», señaló Pozzi en declaraciones a La Ocho.

En tal sentido, detalló que «el gobierno anterior no resolvió esta situación, por lo que ahora le corresponde hacerlo al que está ahora, porque para eso fue elegido, para solucionar los problemas de la gente».

El referente sindical señaló que ATE representa a 125 de los 450 trabajadores contratados por el municipio, «que son los que acercaron para pedir la colaboración del gremio».

En el aspecto puntual de lo que está sucediendo con el Teléfono Verde, la línea de asistencia gratuita que recepciona denuncias por violencia de género, Pozzi aseguró que con ese servicio el municipio «encontró una forma de precarizar por medio de los colegios, y la verdad es que hace mucho ruido que los colegios de psicólogos y de abogados se presten a esta precarización, ya que tendrían que ser ellos los que defendieran a sus colegiados».

Con normalidad

En medio de este conflicto, la Municipalidad aclaró ayer que el servicio de atención telefónica en violencia de género se presta «con normalidad y sin interrupciones». Además, a través de un comunicado, advirtió que se pondrá en marcha una investigación por lo sucedido durante la tarde del viernes, cuando «un grupo de las profesionales retuvo la atención del servicio, traspasando la línea una hora y 45 minutos después de lo reglamentado».

Mediante un comunicado oficial, desde el Ejecutivo se ratificó el compromiso con las políticas de asistencia a mujeres en situación de violencia. «Queremos informar a la ciudadanía, y en especial a las mujeres de la ciudad, que el servicio Teléfono Verde funciona con regularidad y existe el firme compromiso de fortalecerlo, considerando su trayectoria y su importancia para las políticas de género y de protección de derechos», se destacó en el escrito.

En el texto también se advirtió una situación anómala que se dio el viernes pasado, que está bajo investigación y que ayer fue rechazado por ATE. De acuerdo con el comunicado oficial, ese día, a las 19, un grupo de profesionales que reclama el pase a planta «retuvo la atención del servicio e impidió que el equipo que se encontraba disponible para iniciar su turno pudiera hacerse cargo, como lo establece el protocolo de funcionamiento».

Según se explicó en el comunicado, cerca de las 15.30 un grupo de profesionales ingresó al lugar donde funciona la línea a efectos de realizar lo que definieron como «una toma pacífica y sin interrupción del servicio, acompañadas por ATE», en reclamo de un «pase a planta» municipal.

La toma se produjo mientras otras profesionales se encontraban prestando el servicio de atención telefónica de manera habitual. No obstante, a las 19, cuando debía realizarse el cambio de turno del Teléfono Verde, «las profesionales asentadas en la dirección se negaron a realizar el pase de la línea, que por la noche funciona fuera del edificio de la misma. De esta manera, retuvieron la atención del servicio. Recién a las 20.45 se logró el traspaso de la línea, una hora y 45 minutos después de lo reglamentario».

Se advirtió además que «ante la gravedad de estos hechos, y a efectos de garantizar una prestación adecuada y de calidad, la Secretaría de Género y Derechos Humanos tomó la decisión de reprogramar el cronograma de las prácticas profesionales y realizar una exhaustiva evaluación de lo ocurrido, cumpliendo con la responsabilidad que le compete al Estado en virtud de la normativa nacional, provincial y local vigente en la materia».

Y se subrayó que, «frente a distintas versiones que surgieron en los últimos días, desde la Municipalidad ratificamos el funcionamiento de la línea».