Rosario | Según la Municipalidad el nuevo sistema de fotomultas tendrá un «alto perfil en materia de seguridad»

No sólo ordenar el tránsito de la ciudad, bajar la siniestralidad o, como dicen algunas voces críticas, «recaudar». Para la Municipalidad de Rosario, la estructura montada con una alta inversión para realizar fotomultas (definida como Sistema de detección electrónico de infracciones de tránsito) será de gran ayuda para combatir otro de los grandes flagelos que preocupa a los rosarinos: la inseguridad.

Las 70 cámaras instaladas a lo largo y ancho de la ciudad, los cuatro puntos móviles y los cinco tótems que empezarán a funcionar oficialmente a mediados de octubre tienen, según el secretario de Modernización y Cercanía de la Municipalidad, Germán Giró, un alto componente en materia de seguridad, ya que le entregarán información calificada a los fiscales y al ministerio de seguridad de la provincia para la investigación de delitos y la detección de vehículos con pedido de captura, incluso en tiempo real.

«Para nosotros es un sistema dual: es decir, tiene dos grandes objetivos», dijo Giró en AM/PM por Radio 2. «Uno es ordenar el tránsito: sabemos que a nadie le gusta que le cobren una multa, pero necesitamos bajar el alto índice de siniestralidad que tenemos. Anualmente unas 4.000 personas ingresan a los efectores municipales par siniestros de tránsito, y a ese número tenemos que bajar. El segundo objetivo es contribuir a la seguridad pública, aportando imágenes que van a quedar almacenadas en 70 lugares diferentes de la ciudad, y lectura de patentes en tiempo real a través del 911, en un trabajo de articulación cuyo modo aún estamos definiendo», añadió.

Para Giró, es la manera que tiene la Municipalidad de hacer su aporte en una materia en la que no tiene competencia: «Nosotros no podemos llevar a cabo acciones concretas ni tenemos poder de policía, pero sí podemos montar infraestructura tecnológica y ponerla a disposición del ministerio de seguridad y de los fiscales, del mismo modo que con el sistema de cámaras que ya existe en la ciudad, de las cuales 150 son nuestras», remarcó.

De acuerdo a lo explicado por el equipo técnico que trabaja en el montaje de la estructura en la ciudad, «estas no son cámaras como las que anteriormente conocíamos: un radar que te sacaba una foto y nada más. Son unidades más complejas».

«Contarán con una cámara que leerá patentes todo el tiempo y en tiempo real, con la idea de que el ministerio pueda recibir alertas al instante de patentes de autos con pedido de captura, autos robados o un vehículo que forme parte de una investigación. Habrá a su vez otra cámara que captará infracciones con inteligencia artificial: si se pisa la ciclovía o se pasa un semáforo en rojo, por ejemplo. Y además habrá una cámara extra, como las de videovigilancia, que grabará todo el tiempo. La idea es que el monitoreo esté conectado al 911, que es el que ve todas las cámaras municipales», añadieron.

Los tótems

En cinco lugares puntuales de Rosario habrá tótems que identificarán a los vehículos con sus respectivas patentes y le entregarán al automovilista en enormes pantallas información al instante acerca de la velocidad a la que viene circulando (al lado de su dominio) para que, en el caso de que supere la permitida, pueda bajarla. Pero también serán fundamentales en la detección de motos u autos bajo investigación.

«Estas pantallas gigantes se integran al sistema de detección electrónica de infracciones y su función será identificar los vehículos que pasan, hacer la lectura de sus patentes, y al igual que ocurre con todas las otras cámaras de la ciudad, la información será intercambiada con el ministerio de seguridad para que sirva en la identificación de vehículos con pedidos de captura en tiempo real», subrayó Giró.

Otro allegado a la instalación de los equipos destacó que «fiscalía tendrá a disposición imágenes de un determinado lugar en un determinado momento y podrá saber si algún auto pasó antiguamente por un determinado lugar, ya que todo queda registrado. Ellos nos dan una patente, nos dicen ‘quiero saber por dónde pasó este auto, cuál fue su recorrido’ y nosotros podremos entregar un informe acerca de los lugares por los que pasó ese determinado vehículo'».

Los tótems, elementos informativos y de carácter disuasorio ya que no marcarán la infracción, también están pensados para la detección de patentes de motos, «aunque sabemos que hay muchas en estado de irregularidad con conductores que pretenden que no sean detectadas», aportó Giró.

Los tótems en cuestión estarán en el Parque Independencia (Bulevar Oroño, sentido norte-sur), La Florida (avenida Colombres, Parque Alem, sur-norte), zona Anfiteatro (avenida Belgrano 182 bis, sentido sur-norte), Parque Sunchales (Estanislao López 2472, sentido este-oeste; y avenida Presidente Perón entre Circunvalación y Provincias Unidas, sentido oeste-este.

Un anillo de seguridad

La Municipalidad salió esta semana a comunicar que el sistema tendrá una misión más importante que la de ordenar el tránsito y recaudar dinero para el Fondo Compensador del Transporte o la salud pública: hacer un aporte a la seguridad de la ciudad, donde los robos, arrebatos y otras manifestaciones más violentas son moneda corriente en todos los barrios.

Un asesor del intendente Javkin le expresó a Rosario3: «Mucha gente dice que la única intención del sistema de fotomultas es recaudar y nos preguntan ‘¿Por qué no ponen cámaras para hacer videovigilancia?’. La realidad es que este sistema tiene un componente muy alto en materia de seguridad, con cámaras que hasta tienen más tecnología que las que hoy ya tenemos».

Finalmente, el secretario de Modernización, Germán Giró, comentó: «Con la puesta en marcha de estas cámaras se conformará un verdadero anillo de seguridad en todo el territorio de la ciudad. Nosotros queremos bajar la siniestralidad, pero también aportar a la seguridad. De este modo estamos haciendo una contribución con lo que está a nuestro alcance».