San Francisco| El intendente García Aresca inspeccionó la obra del desarenador

En el ingreso de los líquidos cloacales a la planta de tratamiento de efluentes se está construyendo  un canal de entrada a esas instalaciones. Este conducto tiene 40 metros de largo y un ancho que va desde los 8 a los 16 metros. Para construirlo se están utilizando 50 m3 de hormigón de limpieza, 380 m3 de hormigón para platea y tabiques, 56 toneladas de hierro. A  ello se suman trabajos de electromecánica y herrería de acero inoxidable.

El intendente Ignacio García Aresca recorrió el lugar, supervisando la realización de lo que representa la última etapa de una obra de singular importancia para San Francisco. Con los reajustes de costos que se realizaron, la inversión ronda los mil millones de pesos.

El beneficio del arenador es brindar asistencia a la cloaca máxima, evitando que se rompan las bombas, que los pozos y las lagunas no se llenen de arena y basura, favoreciendo a que el agua llegue más limpia para su tratamiento.

El proyecto de cloaca máxima fue planificado para atender una población que duplica la población actual de la cabecera del departamento San Justo, en el este de la provincia de Córdoba.

La obra consiste en conductos para el transporte de las aguas negras de 800 y mil milímetros, de fibra de vidrio reforzada.  Consta de un colector troncal que abarca el sur de la ciudad y las conexiones a la nueva cloaca máxima que llega a la planta de tratamiento ubicada a casi 8 kilómetros de la zona urbanizada.