San Miguel de Tucumán | Plan de Accesibilidad y Reparación de Veredas

Fueron habilitadas, en la intersección de Salta y Córdoba, las primeras aceras y rampas recuperadas en el marco del Plan de Accesibilidad y Reparación de Veredas que lleva adelante Municipalidad de San Miguel de Tucumán con el objetivo de hacer más accesible el entorno urbano y facilitar la circulación peatonal.

En una primera etapa del programa, que requiere de un compromiso por parte de los vecinos, que deberán afrontar el costo de reparación de las veredas del frente de sus viviendas, las tareas están enfocadas en el área céntrica, dentro de las cuatro avenidas. En una segunda etapa, las tareas se extenderán a los barrios.

“El objetivo es garantizar las condiciones para una segura y adecuada transitabilidad en la vía pública, para que todos los habitantes puedan acceder a espacios públicos”, explicó el subsecretario de Planificación Urbana, Edgardo Reverso.

El funcionario indicó que el plan “incluye la reparación de las veredas, por lo que se está invitando a los vecinos a que reparen las que tienen en sus frentes para facilitar el desplazamiento de los peatones; y la construcción de vados y rampas, que son los elementos que sirven de nexo entre las veredas y las calzadas”.

Reverso destacó que “la gestión de la doctora Rossana Chahla tiene a la accesibilidad como uno de sus ejes, para brindarles a los vecinos las condiciones óptimas para su desplazamiento y para que puedan acceder a todos los servicios que ofrece la Municipalidad”.

A su turno, la arquitecta de la Dirección de Planificación Urbana, Josefina Ocampo, quien está al frente el Plan de Accesibilidad y Reparación de Veredas, recordó que el objetivo es “avanzar con la reparación de veredas, con el compromiso de los vecinos, y también la construcción de nuevas rampas y la reparación de las que están deterioradas”.

La profesional dijo que, según un relevamiento realizado por esa repartición, “entre el 60% y el 70% de las veredas de la ciudad presenta deterioro por falta de mantenimiento, por lo que se está solicitando la colaboración de los frentistas para que las reparen, utilizando materiales antideslizantes, con pendientes adecuadas y evitando que se acumule basura en las mismas”.

Ocampo informó que “ya se notificó a una gran cantidad de vecinos para que procedan a reparar sus veredas, con un plazo prudencial para que cumplan con esa tarea”.

La arquitecta del Municipio apuntó que “el objetivo de este programa es que la ciudad sea limpia y segura, que tenga un espacio amplio para el paso de los peatones, que no se invadan las veredas con mobiliarios, como macetas, pizarras o motos”. Y agregó: “Hay que pensar que cuando una persona ciega transita por la vereda necesita seguridad para poder desplazarse”.

Por otro lado, detalló que un estudio realizado al inicio de la gestión establece que “es necesario construir 363 nuevas rampas en distintas esquinas de la ciudad, mientras que otras 50 deben ser  reparadas».

Ocampo indicó que “en una primera etapa se va completar todo el cuadrante de las cuatro avenidas, para en una segunda etapa avanzar sobre los barrios de la periferia para que todos los vecinos puedan transitar con mayor seguridad por las veredas, con más cruces peatonales en las calles”.