Sunchales| Las quejas por el mal estado de la ruta 34 llegaron a la Legislatura provincial

La paralización de las obras para reconvertir la ruta nacional Nº 34 y la escalada en la siniestralidad que presenta el corredor llegaron a la Legislatura provincial, donde la Cámara baja tiene para sancionar dos proyectos sobre el estado de situación de la traza y sobre las acciones desplegadas para prevenir accidentes en esta importante vía de comunicación que ya se ganó el mote de la «ruta de la muerte».

Fue el diputado provincial y vecino de Sunchales, Pablo Pinotti, el encargado de poner la semana pasada a consideración de sus pares las dos iniciativas que tienen que ver con el estado de las obras de la ruta nacional 34 en su reconversión en autopista.

En el primero, el legislador, que ya había sido concejal de Sunchales, pidió al Ejecutivo provincial que informe las acciones llevadas a cabo en relación al «proyecto de reconversión en autopista de la ruta nacional 34 y sus respectivas variantes en el tramo comprendido entre la localidad de Angélica y la ciudad de Sunchales».

El diputado Pinotti solicitó saber cuáles fueron las gestiones acerca de los avances de obra y el estado actual de ejecución, las medidas de control exigidas a las autoridades nacionales necesarias para evitar la degradación (balanzas de control de transporte pesado y control vehicular, entre otras), y las de prevención de accidentes viales (iluminación, señalización, semáforos, reductores de velocidad y radares).

«Entendemos que la demora en las obras sobre esta ruta acrecienta su peligrosidad haciendo necesario llevar adelante todas las acciones que sean necesarias por parte del gobierno provincial para la culminación de las mismas como también para la prevención de siniestros viales», resaltó el autor de la iniciativa. «Esta es una ruta que posee un alto trafico» fundamentó Pinotti y añadió que «para comprender la magnitud que alcanza el mismo, basta con mencionar que la región forma parte de la principal cuenca lechera y de la zona núcleo cerealera del país; además recoge gran parte de las unidades que vienen del norte del país y se empalma con la autovía que conecta Santo Tomé con San Francisco».

En abril de 2010, bajo la presidencia de Cristina Fernández, se firmaron contratos de concesión para las principales rutas del país, que incluían la transformación en autovía de la ruta nacional 34, desde Rosario hasta el límite interprovincial con Santiago del Estero. Dentro de las obras anunciadas se encontraba la denominada «Variante Rafaela» (tramo comprendido entre la ruta nacional 19 y la provincial 13). En 2015, se asignó presupuesto para la construcción de la segunda calzada en el tramo comprendido entre la intersección con la ruta provincial Nº 13 y Sunchales, entre los kilómetros 246,57 y 259,70. Sobre fines de 2017, autoridades de la Administración Nacional de Vialidad confirman el cambio de autovía a autopista, y que la obra entre Angélica y Sunchales estaría terminada para 2019.

«Esta obra implicaba para la región mayor seguridad vial, menores tiempos de desplazamiento y de costos de transporte, lo que hace que ciudades como Rafaela y Sunchales se encuentren a pocos minutos de los cruces de dos rutas nacionales (19 y 34), ambas convertidas en autovías», recordó el autor del proyecto.

En octubre de 2019 se habilitaron los primeros seis kilómetros correspondientes a la transformación en autopista de la ruta 34 en territorio de Santa Fe. El tramo inaugurado va desde Angélica (RN 19) hasta el km 195. «A partir de esa fecha, se paralizaron las obras y se observa en la traza un estado general de abandono y deterioro preocupante» observó Pinotti.

El legislador presentó además un proyecto a través del cual solicita al Ejecutivo provincial que informe acerca de las acciones realizadas ante Vialidad Nacional en relación a diversos accidentes viales en la ruta 34 en el tramo Sunchales. Requiere «los reclamos administrativos presentados ante el organismo para reencauzar las obras en ese tramo; las acciones de prevención de accidentes viales planificadas tales como iluminación, señalización, demarcación de calzadas, semáforos, reductores de velocidad y radares, entre otras. Y las acciones de control de vehículos particulares y de camiones en infracción a la vera de la ruta», detalló Pinotti.

El pedido se fundamenta en la cantidad de siniestros —inclusive con víctimas fatales— que se dieron allí. El 21 de enero de 2019 hubo un accidente con cuatro muertos de Sunchales y en junio, seis personas de Ataliva, Rafaela y de La Pampa perdieron la vida. Tal es la gravedad de la situación, que el Concejo de Sunchales sancionó, en junio la emergencia vial en el tramo de la ruta 34 que atraviesa la jurisdicción debido al mal estado en que se encuentra. En octubre se conformó un movimiento de vecinos para solicitar a las autoridades la instalación de semáforos sobre el tramo de la ruta que cruza Sunchales y el cambio de sentido de circulación de calle San Juan. Además pidieron la radarización e instalación de reductores de velocidad en los accesos a la ciudad.