Tandil| Se consolida el proyecto municipal en la chacra «El Arraigo»

Con la realización de diferentes proyectos, el Municipio de Tandil avanza en el desarrollo de la chacra “El Arraigo”, un espacio donado a la comuna por el vecino Pedro Etchevarne, en el que se busca generar un centro agroecológico con propuestas educativas y productivas.

El espacio, coordinado por la Dirección de Asuntos Agropecuarios de la Secretaría de Desarrollo Productivo y Relaciones Internacionales, se encuentra ubicado a cinco kilómetros del paraje El Gallo y cuenta con 21 hectáreas.

La intención de las autoridades comunales es generar un centro de agroecología, para lo cual se trabaja en el armado de un plan de actividades y proyectos a concretar en el mediano y largo plazo.

En esta primera etapa se avanza con la instalación de una unidad demostrativa apícola, iniciativa que se lleva adelante de forma conjunta con el INTA y un productor local.

En las próximas semanas también se sembrarán dos hectáreas de zapallos, bajo un programa de voluntariado y charlas sobre agroecología, buscando favorecer una mayor interacción entre la comunidad y el predio.

A principios de este año se cosecharon unos 600 zapallos, resultado de una primera experiencia trabajada en conjunto por las Secretarías de Desarrollo Humano y Hábitat y Desarrollo Productivo y Relaciones Internacionales, y que se entregaron a las familias vulnerables que se asiste alimentariamente desde la comuna.

Además hay otro sector del predio destinado a cultivos agroecológicos, específicamente teff y amaranto, sembradas por «Épicos», a partir de un acuerdo con el Municipio.

También se prevé el desarrollo de más hectáreas de producción hortícola, para lo cual se está articulando con huertas ya existentes. Esta tarea se hace en gestión asociada con la Cámara Agroindustrial y el INTA en primera instancia.

A partir de la puesta en funcionamiento de la chacra “El Arraigo”, se ha iniciado un programa con diversas instituciones del partido que propone el aumento de la producción de productos hortícolas.

Entre los proyectos previstos a futuro, se incluye poner en valor de la Escuela N°41, que se encuentra lindera a la chacra.

El espacio lleva el nombre sugerido por el vecino que lo donó con la intención de que se destinará a fines productivos, educativos, sociales y amigables con el ambiente.