Turismo en San Luis

La provincia de San Luis posee una geografía perfecta para el turismo, y no sólo para mirarla sino también para disfrutar de distintas actividades recreativas y de aventura que se han multiplicado en las últimas décadas.

A lo largo de su límite noreste encontramos una innumerable cantidad de poblaciones y pequeñas urbes que han hecho de las serranías su lugar en el mundo. Aquí, las sierras de los Comechingones y la región conocida como Valle de Conlara forman el escenario ideal para que la ciudad de Merlo sea uno de los destinos más visitados de la Argentina cualquiera sea la época de año elegida.

En sus alrededores se suceden distintos pueblitos que cuentan en su mayoría con cabañas para alquilar y disfrutar así de los encantos de la sierras puntanas. Carpintería, es uno de ellos. Allí se practica el parapente y el aladeltismo, y por eso se bautizó al lugar como la Capital Nacional del Vuelo Libre.

En el centro de la provincia se encuentra la capital San Luis, y allí coexisten sierras, diques, termas y salinas, haciendo de los alrededores de la ciudad una diversidad de paisajes increíbles, destacándose sitios como El Trapiche, la Villa del Dique La Florida, Potrero de los Funes con su singular autódromo, La Carolina y su vieja mina de oro y otros lugares de valor histórico como Inti Huasi que merecen un alto durante un viaje.

Al oeste, el relieve vuelve a ascender y aparece un cordón montañoso bautizado como Sierra de las Quijadas con Parque Nacional homónimo. Allí, la belleza del paisaje y la tranquilidad que brinda la altura logran que el cóndor se sienta a sus anchas y vuele libre sin preocupación alguna por ser observado por los turistas que se acercan.

La provincia presenta al sur una serie de lagunas y llanos que la asemejan a otras áreas del país, ricas en salitres pero también en flora y fauna, una zona bien húmeda dónde todo crece. Histórica y tradicional, la ciudad de Villa Mercedes, con su famosa Calle Angosta, es la puerta de entrada a otro sector de la provincia puntana que también merece conocerse.