Volvió la construcción grande, pero las pymes siguen paradas

Volvieron a trabajar varios sectores en San Juan, entre ellos la construcción privada. Esto es parte de las medidas de la cuarentena administrada, donde a través de un protocolo definieron quiénes y cómo pueden retomar las actividades económicas, sin dejar de lado el distanciamiento social.

La vuelta de las obras se dio de forma organizada, pero dejando afuera a un sector que son los que trabajan en obras más pequeñas, que son la minoría de los obreros pero suelen ser empresas familiares o pymes, en los que padre e hijos realizan tareas particulares para casas.

El protocolo detalla que las obras que pueden volver a comenzar son aquellas que ya estaban realizándose y que además tienen autorización de Planeamiento de la provincia. Esto significa en especial un alivio para aquellos que tenían plazos y contratos que los obligaban a seguir pagando sueldos y otros costos fijos. Este sector, según la Federación Económica y también la UOCRA, habría hecho que vuelvan a trabajar cerca de 1.000 sanjuanino.

El problema lo tienen los que estaban encargados de obras pequeñas en casas particulares. Por un lado, rara vez los propietarios de las casas realizan la autorización vía Ministerio de Infraestructura para realizar ampliaciones, modificaciones o incluso construcciones pequeñas particulares. Como no tienen los «papeles» quedan fuera de los exceptuados de la cuarentena.

Pero además, aseguró Alberto Tovares de la UOCRA, muchos no están retomando los trabajos por temores de los dueños de casa, ya que muchas veces los obreros tienen que compartir espacio con los dueños de casa y por un posible riesgo de contagio.